• Inicio
  • Salud
  • La natación de estilos como prescripción médica

La natación de estilos como prescripción médica

NO TODOS LOS ESTILOS VALEN

No todos los estilos de natación están recomendados para prevenir o tratar problemas de espalda, si padecemos de problemas de lumbalgias, evitaremos estilos simétrícos (braza - mariposa). El estilo libre (crol), aún ejecutado correctamente (con respiraciones laterales con rotaciones de cuello) no es recomendable con problemas en los trapecios, sobre todo si no sabemos realizar la respiración bilateral.

El estilo de espalda es el que menos inconvenientes músculo-esqueléticos tiene y es el mejor para relajar la musculatura dorsal, pero mucha gente tiene problemas porque o le entra agua por la nariz o se desorienta y choca contra las personas que están nadando, contra las corcheras o contra la pared, con lo que se crea en la persona una tensión añadida y perjudicial para la relajación.

Lo recomendable es, primero aprender a nadar bien y luego asesorarse bien del estilo que más nos conviene.

Por otro lado, de todos es conocido, que la prescripción médica en caso de dolor de espalda suele ser en gran medida la práctica de la natación. Por el contrario, no existen evidencias científicas que avalen el efecto corrector de la natación en patologías como la escoliosis (Miñarro, 2002).

Según Benet (2002) no se trata de practicar el deporte de la natación con sus cuatro estilos, sino que se basa en una variedad de actividades utilitarias, educativas, con habilidades acuáticas, juegos y alguno de los estilos de natación pero modificados y adaptados a la desviación. A este tratamiento físico, esta autora lo denomina, Natación terapéutica.

Por lo tanto, la natación de estilos no parece ser la mejor prescripción para aquellas personas que tengan problemas de espalda. Si sería más interesante el participar en un programa de rehabilitación acorde a la afectación particular que sufre la persona.

Imagen | wikipedia

Etiquetas: salud