Seleccionar página

Algo que podemos observar en muchos niños/as jugando en la calle (desafortunadamente menos en las zonas urbanas) es la capacidad que tienen para realizar esprines y repetirnos una y otra vez. Quien pudiera. Entrenamiento RSA (Repeat sprint ability) se basa en resumidas cuentas, en esa habilidad.

La capacidad para repetir esprines (RSA) se puede describir como las acciones de intensidad máxima o casi máxima (entre 1 y 7 segundos), separados por breves periodos de recuperación (activa o pasiva) durante un periodo de tiempo relativamente largo, que abarca desde la hora de juego hasta incluso las cuatro horas dependiendo del deporte (Barbero et al., 2006a).

Durante el ejercicio de alta intensidad y corta duración (menos de 6 segundos) la mayor parte de la resíntesis del ATP proviene de la ruptura de la fosfocreatina (PCr) y de la degradación del glucógeno muscular a ácido láctico, por lo que, la mayor parte de la energía se obtiene del metabolismo anaeróbico. Por consiguiente, si estos periodos de ejercicio de gran intensidad se prolongan en el tiempo, la contribución por parte de la resíntesis del ATP del metabolismo anaeróbico pierde protagonismo, produciéndose un aumento de la contribución del metabolismo aeróbico. Entonces, la energía del metabolismo aeróbico no es tan alta y suficiente para mantener niveles de potencia. Este incremento de la participación del metabolismo aeróbico, se puede dar si la durabilidad del ejercicio sobrepasa los 20 segundos o si el número de repeticiones de los esprines es elevado aumentando el volumen de trabajo. En este sentido Barbero, Méndez y Bishop (2006b) analizaron la importancia de la duración del esprín al modificar la distancia y el número de repeticiones siempre manteniendo el mismo volumen de trabajo y la misma recuperación, observando que el aumento de la duración del esprín, produjo una disminución del rendimiento.

Quizá te interese también

Pin It on Pinterest

Share This